Hacemos nuestros “botes de la calma”

/Hacemos nuestros “botes de la calma”
Hacemos nuestros “botes de la calma”2017-02-08T18:34:50+00:00

Project Description

Inspirado en el método Montessori y que a su vez, estimula la creatividad y la autonomía de los niños.

Su función principal es calmar a los niños.

El “frasco de la calma” no es más que una botella con pegamento líquido y brillo. Simplemente con agitarlo se genera sus beneficios, y si les acompañamos con unas respiraciones profundas mientras se concentran en lo que sucede con el bote, mucho mejor.

Según algunos estudios, mientras que el niño observa la caída de brillo, puede organizar y centralizar el sistema nervioso. Cuando el niño está estresado, su ritmo cardíaco se acelera junto a su respiración y al ver la lenta caída del brillo, genera un modelo visual para inconscientemente entregar una señal al cerebro que disminuya la agitación. Además, mientras sucede esto, el adulto puede proporcionar un espacio para que el niño trate de explicar las razones de la tristeza, la ira o la frustración.

Hay que considerar que cada niño responde de una manera diferente y que habrá que probar el interés que tenga frente a este pote de la calma. Asimismo, que éste funciona mejor con niños de dos a cinco años, y es importante que el tamaño del bote sea el apropiado al tamaño del niño.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies